miércoles, 14 de abril de 2010

Silencio cromático

Las escalas cromáticas
impiden en ocasiones
alcanzar una tonalidad
satisfactoria.
No es indispensable
enfatizar demasiado
un color, un sabor o una nube.
Cumplido el ciclo de los poemas,
los sonidos, las series o los versos,
sólo queda el silencio solo.

12 comentarios:

em10 dijo...

En efecto el poeta debe saber dominar, como tantas otras cosas, los silencios, pues en ellos está el énfasis del color, la sabor o la nube. Un abrazo.

Cita dijo...

Y porque el silencio dice todo lo que millones de versos, a veces, no son capacer ni de vislumbrar.

Besos

Cita

Fernando Moral dijo...

Sigues embutiendo lo mejor en los tres últimos versos. Eres el rey de los finales.

Un abrazo.

Las hojas del roble dijo...

Gracias, Quique. Rondaremos la poética del silencio.
Un abrazo

Las hojas del roble dijo...

Sí que es verdd, Cita.
Un beso

Las hojas del roble dijo...

Lo de embutir...en fin...

madison dijo...

El silencio nunca está solo..o sí?
Me encanta todo lo que escribes ultimamente.

Alejandro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alejandro dijo...

Sigo en la línea de mi comantario a tu (ahora) penúltimo poema.
Si supiese robar, tu cuaderno de versos inéditos sería mi objetivo preferente.

sólo queda el silencio solo... eres un jenio, Gulio.

Un abrazo, amigo.

Miradme al menos dijo...

Ojo, Julio, que este año todo lo que declara haya que pagarlo a Hacienda y el silencio no va a ser menos.
Un abrazo

América dijo...

Se diluyen los matices y queda el silencio,un espacio que si se llena pierde su encanto,precioso para llevaselos (tendría que pelear con Alejandro el cuaderno).

Un abrazo de ida y vuelta.

El alegre "opinador" dijo...

Cuando no se encuentra una tonalidad satisfactoria, más vale el silencio.
Un abrazo.