jueves, 15 de abril de 2010

La tónica

Me siento obligado
a regresar a la tónica,
aunque haya más ventanas,
más puertas o más suelos.
No vale la ley,
sino la trampa,
y los más jóvenes,
con algunas excepciones,
la hemos mordido.
Doce por cinco
son setenta,
y las cuarenta y ocho
formas de mirarnos
son excusas torpes
para no mirar para dentro.
Nuestra vida son fragmentos
de una vida que es ajena,
quizá en otra dimensión,
quizás bajo otro cielo.

5 comentarios:

José Miguel Ridao dijo...

Los cuatro últimos versos son magníficos, aunque quizá demasiado ortodoxos para ti, jeje.

Un abrazo.

madison dijo...

Ay, pues a mi me encanta, letra a letra.
Besos

Cita dijo...

No vale la ley sino la trampa... porque quien hizo la ley hizo la trampa...
Nunca una ley fue tan simple y clara, acción, reacción, repercusión jejeje

Besos

Cita

América dijo...

Linea a linea usted lo borda amigo.
Un abrazo de ida y vuellta!

elisa...lichazul dijo...

otro cielo
otra visión sin duda
y desde allí nos dejamos caer en picada...

desde américa he llegado
interesante texto has dejado
un abrazo de paz