domingo, 27 de febrero de 2011

Sentido común

Frente a una poesía romántica,
de autolísicos impenitentes
e histéricos redomados
que solo desean el dolor;
frente a una poesía erótica,
insoportable de humedades,
flujos, líquidos, y otras bilis
que exudan almas y cuerpos viscosos,
se impone la poesía del sentido común,
la renuncia a la libertad a cambio
de una buena hipoteca, colas para ir al baño
y turnos en la colada.
La vida, y ya está.

7 comentarios:

Ramón Simón dijo...

y ya está, Julio, y es mucho, y es todo.

un abrazo.

Miradme al menos dijo...

Estoy de acuerdo con lo quieres decir, pero ¿no crees que de alguna forma todo lo demás también lo es?

Un abrazo,caro amigo.

madison dijo...

Cuanta razón tienes...
Un beso Julio

Ch dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alejandro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alejandro dijo...

Y de atascos en la carrtera, que no veas cómo se pusieron el puente... y sin prisas, sin exceder los 110 versos por hora.

Sombras Chinescas dijo...

Resulta complicado hacerle una oda al carro de la compra, aunque admito que es mucho más meritorio. De ahí la proliferación de la épica y las grandes tragedias.

Saludos.