lunes, 4 de abril de 2011

Cuaresma. Las miradas del amor (V)



La talla del Santísimo Cristo del Descendimiento es atribuida a Pedro Roldán (n. Sevilla, 1624 – † íb., 1699) escultor destacado del Barroco español. Padre de la escultora Luisa Roldán, La Roldana
Pontificia y Real Hermandad y Archicofradía de Nazarenos del Dulce Nombre de Jesús, Sagrado Descendimiento de Nuestro Señor Jesucristo y Quinta Angustia de María Santísima Nuestra Señora
Capilla del Dulce Nombre de Jesús. Real Parroquia de Sta. Mª Magdalena


La sagrada hipálage del descendimiento: silencio en San Pablo. La Virgen, madre de mirada dolorosa y bella, contempla con realismo estremecedor a su hijo que pende del sudario. El misterio se cierra en un rombo, geometría perfecta del dolor y de la muerte. Y en el centro, Cristo, el brazo descoyuntado y la melena que besa el hombro en un último estertor de vida.

Aristocracia ilustre y sevillana. Yo prefiero a La Quinta por Molviedro. A lo lejos, El Arenal.

Imágenes artísticas del fotógrafo y escritor Ramón Simón en su magnífico blog Sombras pequeñas

9 comentarios:

Fernando Moral dijo...

Siempre me ha gustado esta composición, pero no sé si por su belleza o por su rareza (en el 2º significado que le da el D.R.A.E.). Muy bonito, Roble.

Un abrazo.

Sombras Chinescas dijo...

Portentosa foto. La blancura del lienzo con el que descuelgan al crucificado, en contrataste de la oscuridad tétrica del resto de la escena parece un milagro del photoshop, aunque juraría que la foto no está retocada.

Un abrazo.

José María JURADO dijo...

A mi me gusta la vuelta por zaragoza. Precioso

Alonso dijo...

A mí la salida me continúa sobrecogiendo: el silencio, la elevación de la Cruz, su dolorosa solemnidad...

Magnífico trabajo.

Anónimo dijo...

No tengo más que añadir .Deberíais plantear esta exposición en la ONCE
Pienso que tendría buena acogida.Es un binomio ideal.
Ariza-Simón...Besos a los dos AnónimoE.

Anónimo dijo...

Julio: Esta mañana he tenido la suerte de ver entrar a los vencejos y a una flecha de aves migratorias, que iban a Doñana. Cristo, Padre Generoso, ya nos da su Resurrección en la naturaleza

Alejandro dijo...

... y cómo se mece la muerte prendida del sudario.

América dijo...

Hermoso tributo,contemplo y estoy nuevamente ahí,felicitaciones Ramón Simón ,y a ti amigo una vez más un abrazo agradecido.

talulard dijo...

keep posting like this it’s really very good idea, you are awesome!

paxil