miércoles, 1 de diciembre de 2010

Perra felicidad

La felicidad es una perra
que se escapa,
ladrando con sonrisas,
sin sonrojo ni moral.
Se escurre ladina,
camuflada e impertinente,
entre los besos
que un día no nos dimos.

11 comentarios:

Ramón Simón dijo...

Muac, muac, muac,


y un abrazo.

Fernando Moral dijo...

Lo peor de los besos no dados es que tampoco quedan pendientes de materializarse en un futuro. Con suerte vendrán otros nuevos, como los que te da Ramón..., pero no esos.

Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

¡Estupendo!

Ángeles dijo...

Incluso entre los besos que si nos dimos.
Muy bonito

eutelia dijo...

Tan perra es que los besos no dados se esfuman, mientras que las lagrimas que no lloramos, nos esperan en pequeños lagos.
Saludos.

XXXXXXX-Desaparezca aquí-XXXXXX dijo...

bontos versos.

Las hojas del roble dijo...

Snif, snif, Ramón
Llevas toda la razón, Fer
Gracias, gran Cotta

Las hojas del roble dijo...

Gracias, Ángeles: me gusta que te guste

Las hojas del roble dijo...

Gracias, Eutelia, saludos
Bienvenidos, Desaparezca

Alejandro dijo...

Hay perras a las que hay que llevar atadas para que no se escapen, Julio.

América dijo...

Buenos días amigo.

Mejor es tener los besos al día para no perder ninguno,la perra felicidad es la suma de todos los buenos momentos.

Un abrazo de ida y vuelta.