lunes, 1 de noviembre de 2010

Un beso no encaja en un verso

Un beso
no encaja en un verso
(sobra la erre).
Por lo demás, no hay problema
(cosas del segundo betacismo);
tampoco en el verso
encaja el tiempo:
un reloj es bastante más pesado
y requiere baterías
-recargables o a pelo-
de litio, sodio o rubidio
(me da igual, prefiero las morenas)

12 comentarios:

Aurora Pimentel dijo...

Huy, me ha hecho gracia esto. Lo mejor es no llevar reloj ni móvil siquiera, de repente tienes más tiempo aunque no lo midas (para el rubio, el moreno, etc.)

em10 dijo...

Hay besos capaces de parar el tiempo para que quepa en el verso.

Yo no te mando uno de esos, sino un abrazo ;)

Hasta pronto

Speranza dijo...

A mí me gustan más los morenos :D


Besos trianeros, Julio.

Las hojas del roble dijo...

Sí que es verdad, Aurora

Un beso

Las hojas del roble dijo...

Otro abrazo para ti, Enrique

Las hojas del roble dijo...

Beos trianeros, Spe

eutelia dijo...

Me gustò lo de encajar, como ajustadito, o a lo mejor porque lo llenarìa de encajes...

Fernando Moral dijo...

El tiempo y el espacio son relativos, pero que muy relativos. Un verso no, un beso tampoco, a pesar de las apariencias en ambos.

Un abrazo.

Capitán dijo...

Caramba, besos, versos y litio, casi pareciera Lavoisier redivivo.

Un abrazo

América dijo...

Claro si tus días los ilumina la más preciosa morena de por esos lados.

Abrazos de ida y vuelta.

Sombras Chinescas dijo...

El beso es poesía en sí mismo, no necesita disecarlo en palabras.

Saludos.

Juanma dijo...

Fantástico ese final. Y qué difícil meter (valga el verbo) un beso dentro de un verso sin caer en la cursilería, ¿no te parece?

Un fuerte abrazo.