martes, 16 de febrero de 2010

Difícil

Complicado se presenta
pedirle peras
al olmo de los besos.
Y triste llorar
sin tener un alma, fanal u olvido
que nos alumbre en su soledad.
Pero resulta más patético,
sin dudarlo te lo digo,
esperar las señas de un amor
que nunca llega.

7 comentarios:

Capitán dijo...

Siempre hay que pedirle peras al olmo, y a ...

José Miguel Ridao dijo...

Yo creo que es el poema que más me ha gustado de los que has publicado. Tiene música y transmite emoción.

Ramón Simón dijo...

Como dijo el poeta Claudio Rodríguez sobre el amor " la busqueda y la espera".
Otro abrazo.
Pensamiento "creo que hoy estoy repartiendo muchos abrazos", está cerca la primavera?
Otro abrazo.

maile dijo...

Si los esperas los veras llegar. Si anda uno distraido, puede no verlos.
Al olmo, como a la vida, hay que pedirle peras, manzanas, fresas... y hasta besos.

Besos...mi señor Julio.

Fernando Moral dijo...

¿Qué tiene de irreal pedirle peras al olmo cuando un roble nos ofrece granadas como esta?

Un abrazo mientras llega.

Miradme al menos dijo...

Julio, buscando siempre. Creo que vivir es solo eso, aunque no encontremos nada.
Un abrazo

Speranza dijo...

Te veo profundo, Julio.
A lo mejor estoy flipando, pero me recuerdas un poco a Bécquer...

Besos trianeros