jueves, 17 de diciembre de 2009

Retour

Recién emancipado, llegó a la estación . De allí, con toda seguridad, partiría en un tren hacia la ciudad de la que nunca había salido.

16 comentarios:

josealfonso martínez dijo...

¿Casualidad?
¿Lo mismito que Aminatou?

Un abrazo.

Capitán dijo...

¿Metrocentro?

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¿Bécquer?

Vamos Julio, los enigmas para el Roble.

Sombras Chinescas dijo...

En el fondo, viajar es cambiar el decorado para que nuestra vida prosiga interpretando el mismo papel.

Saludos.

Las hojas del roble dijo...

Las casualidades, en fin, José Alfonso...

Las hojas del roble dijo...

U otra de las genialidades hispalenses, Capitán.

Las hojas del roble dijo...

Sí que es verdad, Javier.

Las hojas del roble dijo...

Lo has clavado, Juan Carlos.

Fernando Moral dijo...

Me gusta el bucle... aunque tambén me agobia un poco.
Un abrazo, neverending bellota.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

"Para ir al infierno no hay que cambiar de sitio ni de postura", decía Alberti.
Un abrazo.

Máster en Nubes dijo...

Pues sí, a veces aunque se viaje no se sale ni de la propia ciudad, ni del país ni de ná. Se ve mundo sin verlo. Un abrazo, Julio.

dondelohabredejado dijo...

Siempre estamos volviendo...
Un abracito.

América dijo...

Hay cosas que no cambian dentro de nosotros por lo general somos de un lugar determinado con sus sabores,olores y colores.

Un abrazo de ida y vuelta.

El alegre "opinador" dijo...

¿Pero al final se va o se queda? Cómo te lías. Je, je, je. Un abrazo.

Alejandro dijo...

Un viaje necesario, Roble.
Es ley de vida y ahora las mismas cuestas le parecerán más empinadas.

verdial dijo...

Recibe desde aquí mis mejores deseos de Paz y Felicidad en estas Fiestas que se acercan, para ti y los tuyos.

Un abrazo