miércoles, 30 de diciembre de 2009

Jíbaros

Los psicólogos y otros tratantes del alma, en ciertas ocasiones, reducen nuestros dolores y sentires a meras etiquetas (tiene usted un síndrome tal, otro cual…) en una práctica que en muchos casos no está exenta de cierto grado de vampirismo espiritual.

Y en esto, yo me pregunto, ¿es posible encerrar la complejidad del ser humano en un simple nombre? ¿nos estaremos volviendo jíbaros?

21 comentarios:

Fernando Moral dijo...

¿Y si el trastorno es de índole sexual, también te reducen la cosa esta gente? Qué susto.

madison dijo...

Bueno...lo minimalista está de moda.Mejor eso que convertinos en jíbaros.
Aunque esa gente "psicólogos" en más de una ocasión ayudan.

Lo cierto que es somos demasiado complejos como para condensarlo todo en una palabra.
Qué complicado es todo.

madison dijo...

He suprimido un comentario porque me he repetido y no tampoco es el caso.
Sorry!!!

América dijo...

Toda mi complejidad es imposible,no hay quien de con ella.

Pero al margen de tal apreciación,no es posible ni se debe intentar aunque insistan, cada ser humano es único como sus dolencias físicas y emocionales.

Una cosa es un patrón determinado que puede dar luz y otra es etiquetar todo bajo especialidades donde se aíslan los que saben y aíslan al que sufre.

Yo sigo con esto del Feliz año.

Las hojas del roble dijo...

Como una almendrita, Fernando...

Las hojas del roble dijo...

Complicadísimo, Madi.

Las hojas del roble dijo...

Uy lo que me ha dicho...

Las hojas del roble dijo...

Imposible y magnífica, América
Feliz Año y abrazos de ida y vuelta.

Alejandro dijo...

Pasaba por aquí y he entrado a saludarte... esa cara me suena, Roble.
¿Ha sido un psicólogo el que te ha aconsejado recuperar tu identidad? ¿Qué síndrome te dijo que padecías, Julio?

Las hojas del roble dijo...

El de las bellotas apretadas...jejeje

madison dijo...

Este blog es la leche.
Voy leyendo y río sola, a veces agacho un poco la cabeza para que no me vean los de mi alrrededor.

Capitán dijo...

Don Julio, últimamente yo creo que con el término gilipollas se define prácticamente al 80% de la gente, pero claro, quizá porque yo esté incluído entre ellos.

Un abrazo

Las hojas del roble dijo...

Pues en directo somos más divertidos, Madi.

Las hojas del roble dijo...

Más del 80, pero usted no está incluido, mi castrense amigo.

El alegre "opinador" dijo...

Pues tú y yo tenemos buen tamaño de cabeza. Así que al que sea le va a costar reducirla.
Ya he vuelto. Un abrazo y feliz entrada en 2010.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Julio, el funcionario, el abogado, el psicólogo y el psiquiatra, son todos unos gilipollas.

Rosna dijo...

Y para mí el mejor gimnasio psicológico es este medio virtual , solo me cuesta mi cuota mensual de interneto :-)
Será que los Jibarus ... reducen tooo ???? Mmmmmmmmm .... digo toos los tamaños de cabeza (-_-)
Buen comienzo de año 2010 querido sensei !!!! extensivo a toda su familia
Un abrazo y una ventisca con nieve brrrrrrrrrrrrrrrrrr ....
Rosna

Las hojas del roble dijo...

Bienvenido, Opi. Feliz año nuevo.Lo malo de una cabeza grande es si solo se tiene arriba...ejé.

Las hojas del roble dijo...

Eso decía Quevedo...Un brazo, Javier.

Las hojas del roble dijo...

Reducen lo que se puede, Yuriko.
Muchas gracias y feliz entrda de año para ti también y los tuyos.

Sombras Chinescas dijo...

Cuando no somos capaces de comprender el universo, lo simplificamos. Y luego nos sorprendemos porque se niegue a encajar en nuestras categorias (qué desconsiderado).

Saludos.