viernes, 2 de enero de 2009

Sin comentarios...La guerra nunca es el camino de la paz


Lectura del libro de los números (6, 22-27)

El Señor habló a Moises: Di a Aarón y a sus hijos: Esta es la fórmula con que bendeciréis a los israelitas: El Señor te bendiga y te proteja, ilumine su rostro sobre ti y te conceda su favor; el Señor se fije en ti y te conceda la paz. Así invocarán mi nombre sobre los israelitas y yo los bendeciré.

En estos malos tiempos que corren, sin comentarios...La guerra nunca es el camino de la paz (putas paradojas del ser ¿humano?)

6 comentarios:

Juanma dijo...

Pues toda la razón, jamás la guerra es camino para nada...

Un abrazo.

Parsimonia dijo...

Es cierto, la guerra no es el medio para conseguir la paz porque únicamente crea más odio y en Oriente Medio, además, miles de mártires suicidas por cada muerto.
Pero cuando ya no vale ni el diálogo ¿qué hacer?
Un saludo.

Julio dijo...

Como no lloremos...

Sombras Chinescas dijo...

Oriente medio es una zona que nunca ha conocido la paz.

Si el resto del mundo les dejase tranquilos, a lo mejor podían llegar a entenderse, pero hay demasiadas partes (EEUU, Irán, Siria, etc.) que ven Palestina como un modo de meter el dedo en la llaga del contrario.

Saludos.

radioblogueros dijo...

¡¡Hola!! Desde “La Radio de los Blogueros” nos encantará contar contigo. Te cuento: cada viernes de 19:05 a 20:00 (hora española), en Punto Radio Sevilla, emitimos un programa pionero en la radio difusión y dedicado, exclusivamente, al mundo del blog: tertulias blogueras, entrevistas, trucos para aplicar en nuestro blogs y, lo que más nos gusta, la lectura en directo de todos los comentarios que nos van llegando desde cualquier rincón del mundo.
¿Cómo escucharnos? Pinchando el logotipo de Punto de Radio en la página http://laradiodelosblogueros.blogspot.com. Escúchanos, escríbenos. Somos muchos y queremos ser muchos más.
Un saludo. Te damos la bienvenida y, sobre todo, no olvides decirnos desde qué lugar nos escribes.

Julio dijo...

Como dice el refán, querido Juan Carlos, "burro de muchos, se lo comen los lobos"