martes, 1 de diciembre de 2015

Añil

El humo añil
de la vanidad
se escapa
como un rastro de tiza
y cruza sin mirar
las moléculas imposibles (revoltosas)
de los cristales.