lunes, 21 de octubre de 2013

Más allá de la ventana

Más allá de la ventana,
solo queda el aliento lejano de las musas.
No recuerdo los cuatro besos que me dieron.
con su lengua llena de algodón de feria.
Brujas volátiles y obscenas, rellenas de papel y de otras letras,
tinta de sangre con sangre mezclada
en los rincones de una falsa memoria.
Aquella tinta lila aún dibuja una sonrisa
cuando me mira desde el bote en el que hiberna.
Más allá de la ventana,
se escapa la inspiración y no me importa.

miércoles, 16 de octubre de 2013

Comedores sociales

Hoy, zapeando, he llegado al programa El intermedio. Hay veces en las que uno no sale de su asombro al oír ciertas cosas. Me explico: el señor que presenta el programa ha dicho como una gracia que acude de voluntario a un comedor social ( supongo que lo habrá hecho para burlarse de todas aquellas personas que diariamente regalan su tiempo para ayudar a los demás). A continuación, cosas veredes, se le ha ocurrido decir que no volverá porque la comida es una mierda.
No le veo la gracia ni para atrás. Me parece un insulto a las personas que tienen en este ámbito una salida digna, aunque transitoria y parcial, a su situación.
Ya está bien de centrar la línea de un programa en burlarse de los demás con tan mal gusto y tan poca clase, por favor.

sábado, 12 de octubre de 2013

Inspiración

La felicidad no se cifra
en la negra caoba de una mesa que permite
apoyar los brazos y el alma
en una tarde de estilográfica y copa.
La felicidad no le debe nada
a una resma de papel Galgo,
ni a las viejas gafas quevedo
perdidas en el fondo del cajón.
La pared nos mira, pálida e impertinente,
como atrezzo imprescindible
del ritual de tinta.
Y la felicidad, de perfil,
pasa de largo, con incontinencia y lujuria de ocultarse.