lunes, 21 de octubre de 2013

Más allá de la ventana

Más allá de la ventana,
solo queda el aliento lejano de las musas.
No recuerdo los cuatro besos que me dieron.
con su lengua llena de algodón de feria.
Brujas volátiles y obscenas, rellenas de papel y de otras letras,
tinta de sangre con sangre mezclada
en los rincones de una falsa memoria.
Aquella tinta lila aún dibuja una sonrisa
cuando me mira desde el bote en el que hiberna.
Más allá de la ventana,
se escapa la inspiración y no me importa.

8 comentarios:

Amando García Nuño dijo...

Suerte, tienes. Yo escribo frente a un tabique, y solo me quedan huellas de humedades.
Poesía, lo tuyo, según creo.
Abrazos, siempre.

Madison M. dijo...

Invita a imaginar..
Magnífico poema.

América dijo...

Mi estimado amigo
A usted no se le escapan jamás la musas, será tú que te escondes por exigente.
Abrazos compartidos.
De mis ausencias, mil disculpas; los recordamos.

Fernando Moral dijo...

¡Ese es mi Julio! Vaya poemón, chaval. Que siga la racha y a la inspiración que le den. No te hace falta.

Un abrazo, maehtro.

Las hojas del roble dijo...

Muchas gracias, América. A ver si skypeamos

Las hojas del roble dijo...

Muchas gracias, Fer, que tengo ganas de verte, ome

Rosna dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rosna dijo...

Que poema !!! Creo que sus musas no lo abandonaron estan adormecidas en el corazòn de los poetas .

Pd. Disculpe me equivoque y elimine el comentario anterior