domingo, 4 de noviembre de 2012

Lección de gramática

No son agudas
todas las palabras que acaban en acento;
ni graves
las que tras un golpe de voz
nos devuelven a lo llano de la amargura.
No solo usamos las oraciones
para orar en soledad;
también sirven para explicar
lo que ha hecho un sujeto,
aunque sea un tipo vulgar
del que no puedan predicarse
más que sus miserias.
El modo no es una manera, ni el aspecto
una apariencia.
Y el tiempo...